Crítica a la Empresa Capitalista

Publicado en por Admartinez

         

 

 
                     

CRITICA A LA EMPRESA CAPITALISTA




 

"El capitalismo, deshumaniza al ser humano, convirtiendolo en una máquina al servicio de los fines lucrativos de un puñado de "burgueses" capitalistas".





 

Se cuestiona radicalmente a la empresa burocrata, porque concibe a la organizaciónmetaforicamente como una máquina, pero que pensamos de la empresa capitalista, que si bien deja de idear  a las organizaciones como máquinas, pasa a percibir al ser humano como tal.

 

Es de conocimiento generalizado, como el capitalismo moderno se produjó en los siglos XVIII y XIX, coincidiendo con la revolución industrial, donde las primeras formas de organización, reflejan muchas de las características de las expresiones de poder de la sociedad tradicional, que poco a poco van evolucionando hasta tomar unas características propias.

 

Como ya lo decía Focault, "cabe entender la evolución de la sociedad capitalista como un proceso de formación y desarrollo de una sociedad disciplinar", donde el control y el dominió son lo máximos medios para lograr una mayor utilidad; y cuyo proceso disciplinario se fundamenta el la división técnica del trabajo, especialemente la de tipo vertical.

De esta manera, la sociedad va estructurando un nuevo tipo de organización, que trata de abolir las concepciones mecanicistas precursoras a la empresa capitalista y, a las nuevas metaforas empresariales, donde se empieza por comprender al ser humano como un "ser vivo" y no como instrumentos mecánicos, claro que se puede decir que los deja de idear como partes de una máquina, pero sigue exigiendo que trabajen y logren resultados como tal, lo cual lo confirma al aceptar que estos son motivables y controlables; friamente designados como materia prima apta para ser manipulada por los dirigentes de las organizaciones.

 

Y esto es muy evidenciable, pues podemos encontrar como hasta hace poco los grandes autores de la administración y general muchos textos relacionaban a las personas, como un recurso más dentro del campo empresarial, solo es hasta ahora que se reconoce como "talento humano", lo cual no ha producido cambio alguno, porque internamente las organizaciones siguen  otorgando un nivel superior de importancia a los fines organizacionales, antes que al grupo de trabajo que forma parte de ella, e inclusive como siempre lo ha hecho, niega los derechos de los individuos en aras de conseguir una armonia organizativa.

 

Es que sin duda alguna, la realidad organizacional, continua asociandose a múltiples procesos de dominación social, que favorecen a las minorias dirigentes, gracias a una configuración estricta de los derechos de propiedad, que limita las relaciones internas estrictamente a un marco contractual, alienando los derechos de los trabajadores, lo cual concede un carácter complentamente antidemocrático a la empresa capitalista en virtud de un contrato de trabajo.

 

De esta manera se puede observar fácilmente como se ha pasado de un capitalismo "moral", a un capitalismo "feroz", caracterizado por la explotación intraeconómica, que sin duda alguna han generado desigualdades sociales y, que ha convertido en materia prima o en mercancía a los seres humanos en beneficios del capital.

 

Por ello se ha considerado a la empresa capitalista, como un sistema exhaustivamente autoritario y centralizado, en el que a su criterio no considera al ser humano por sus capacidades, igenio o su trabajo, dentro del quehacer económico, sino que le da excesiva prioridad a las ganancias monetarias y a la acumulación de capital; es decir para la empresa capitalista lo importante no es quien eres, sino que tienes y cuanto vales.

 

El orden capitalista divide la actividad de los dirigentes o propietarios, con la actividad de los trabajadores, así como la generación de ríqueza con la satisfacción de necesidades; explicitamente hablando; "quien es dueño del capital, no trabaja y, quien trabaja, no disponde de capital suficiente para satisfacer sus necesidades", ilógico verdad, pero completamente real.

 

El obrero es más pobre cuanto más riqueza produce, cuanto más crece su producción en potencia y en volúmen. El trabajador se convierte en una mercanía tanto más barata, cuanta más mercancía produce; la desvalorización del mundo humano, crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas, o como lo fundamentan las leyes económicas "cuanto más produce el trabajador, tanto menos ha de consumir".

Y aunque no mejore las condiciones de los trabajadores, la lógica la empresa capitalista, es presionar al máximo a su "materia prima" o  "maquinitas", para que produzcan más y más cantidades, con el fin  de aumentar el capital, por lo cual lo más ídoneo sería que se cambie esta concepción.

 

Pero el pensar, que la empresa capitalista, empiece a ver a los trabajadores no como maquinitas que generan dinero, sino como seres humanos, es una verdadera utopía, porque la intención del capitalismo, siempre ha sido y será la ganancia por sobre todas las cosas, sin pensar en el hombre como sujeto, sino como objeto de trabajo.

 

La gran crítica que se le hace a la empresa capitalista es que permita la tirania y el despotismo del capital sobre las personas y, además que descontextualice la naturaleza de las relaciones sociales humanas, para convertirlas en meras relaciones de dinero y competitividad.

 

Precisa hacer alusión a una frase que mencionaba Winston Churchil, "el vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de los bienes, la virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de la miseria", pero el vicio inherente al capitalismo, y en esta caso a la empresa capitalista, no es el desigual reparto de los bienes, sino que unos hombres se apropian del trabajo de otros hombres; los propietarios de las empresas, disfrutan de las cuantisosas ganancias que se consiguen gracias a las labores de los trabajadores, quienes por su parte obtiene retribuciones mínimas en comparación con el trabajo realizado.

 

Como ya lo decía Marx, "el sujeto de la alienación es el hombre, en que el hombre viene a encontrarse ante la propiedad privada de los medios de producción. La propiedad privada transforma los medios de producción de simples instrumentos y materiales de la actividad produtiva humana, en fines a los que subordina al hombre.

 

No es el hombre, el que emplea los medios de producción, sino los medios de producción los que emplean al obrero; en lugar de consumirlos como elementos materiales de su actividad produtiva, son ellos los que lo consumen como fermento de su proceso vital.

 

La propiedad privada aliena al hombre de sí, porque lo transforma de fin en medio, de persona en instrumento de un proceso impersonal que lo esclaviza sin consideración a sus necesidades y exigencias.

Donde la caracterísitca más importante de esta alienación, es la escisión o laceración que ella produce en el propio ser humano.

 

Es que sin temor a equivocarnos, se puede proferir, que la empresa capitalista es demasiado hedonista, al buscar en forma egoista el beneficio solo de quienes concentran el capital, omitiendo a quienes perminten el continuo mantenimiento y crecimiento del mismo.

Pero desde sus álbores ha manejado este sistema, el cual difílcilmente será modificado.

 

Es que prácticamente, las organizaciones capitalistas actuales, violan mucho de los derechos individuales reconocidos en el conjunto de la sociedad, y es aquí donde reconfirma su carácter puramente hedonista; pero sin embargo el maximo error de la empresa capitalista sigue siendo el hecho de que como decia Marx "separa al hombre de su ser objetivo, como si fuera un ser completamente exterior o material".

 

Y es que el obrero se enajena en el acto mismo de la producción, porque aunque formalmente contrata "libremente" su trabajo en el mercado, lo vivencia como algo que es propiedad de otro y no propia. Es decir la empresa capitalista nacida de la división de trabajo, produce una laceración interna de la personalidad humana.

 

Finalemente, podemos concluir diciendo, que aunque la organización burocrática y sus sucesivas evoluciones que intentaban mejorar el funcionamiento del campo organizacional, no ofrecian las mejores condiciones para los trabajadores ni los mejores resultados para los propietarios del capital, la empresa capitalista, tampoco se puede considerar como la evolución perfecta, porque aunque como lo confiman muchos tratadístas se han logrado a partir del capitalismo mejores condiciones, estas no son lo suficientemente adecuadas ni justas para el conjunto de la sociedad; porque aunque no se puede negar el progreso que ha generado, este solo ha estado al alcance de quienes concentran el capital.

 

Sin duda alguna la solución más factible, esta en el hecho de suprimir el carácter antidemocrático de la organización capitalista y de ampliar un poco más la concepción del ser humano.






                                                                                                                No olvides dejar tu comentario

 

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

 

Marx. EL CAPITAL, I, III cap. IX.

Drucker, p. 1995. LA SOCIEDAD POST CAPITALISTA (Colombia- Norma).

 

CIBERGRAFIA CONSULTADA

 

http://es.wikipedia.org/wiki/capitalismo

http://archivo.eluniversal.com

http//solvenet/pipermail/manuscritos/economía/filosofia.

 


Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

jorge cepeda 05/05/2010 00:07


es muy valiente redactar un artículo de este tipo sin ninguna fuente bibliográfica y solo bajo una percepción sesgada y si soporte teórico, el articulo puede ser valioso pero no cuanta con fondo ni
forma es solo un poco de palabras ordenadas con un sentido poco realista